VIPEZ OMEGA3 - Laboratorio LANDASUR

Artículos y Novedades


La hipertensión arterial constituye uno de los principales factores de riesgo para la enfermedad cardiovascular. Las medidas encaminadas a prevenir, corregir o mitigar la hipertensión arterial pueden, además de aumentar la expectativa de vida, mejorar la calidad de ésta y reducir el gasto sanitario asociado a su tratamiento y al de sus complicaciones.

Dicha patología está sometida a un complejo sistema de regulación en el cual participan el riñón, el sistema cardiovascular, el sistema nervioso y el sistema endocrino. El aumento de la presión arterial no se puede atribuir a un solo factor sino a la acción combinada de varios de ellos que, conjuntamente con factores externos (consumo de alcohol, ingesta de sodio, potasio y calcio, una dieta rica en grasa, determinados ácidos grasos estrés, etc.) pueden hacer que los individuos susceptibles puedan presentar, tarde o temprano, hipertensión arterial.

La hipertensión arterial se considera un factor de riesgo cardiovascular dado que favorece a la aparición de enfermedades como: isquémica miocárdica, hemorragia cerebral, insuficiencia cardiaca congestiva, enfermedad vascular periférica y nefrosclerosis.

Morris, Sacks y Roster, en un meta-análisis de 31 trabajos llevados a cabo con grupo placebo controlando el efecto de los ácidos grasos omega 3 en individuos sanos y en hipertensos observaron la existencia de una reducción estadísticamente significativa en:

- los valores medios de presión arterial, del orden de 3 mmHg en la presión sistólica y de 1.5 mmHg en la presión diastólica, con una ingesta media de ácidos grasos omega 3 de 4,8 g/día.

- El efecto de la suplementación con ácidos grasos omega 3 resultó más marcado en los sujetos hipertensos que mostraban una relación dosis-efecto, requiriendo una ingesta mínima por encima de 3 g/día.

Los cambios en los valores de la presión arterial no se producen necesariamente en la misma cuantía y ritmo en la presión sistólica y en la presión diastólica. Haglung y cols. observaron que la presión diastólica responde más lentamente que la presión sistólica a la ingesta de aceite de pescado.

Después de cuatro semanas de suplementación con aceite de pescado, la presión arterial diastólica se redujo en un 5% pero, transcurridos 6 meses de suplemantación, había disminuido hasta un 9% mientras que la presión sistólica no se había reducido mas allá del 5 % de la disminución inicial. 

Una reducción de 4.5 mmHg en los valores de presión sistólica puede tener un impacto sobre la mortalidad por infarto de miocardio del mismo orden que una reducción del 1% en los valores de colesterol LDL. Así, pequeñas reducciones en los valores de la presión arterial, pueden tener efectos desproporcionadamente beneficiosos en la prevención de las repercusiones de la hipertensión arterial.

Por su parte, Bao y cols. observaron una reducción significativa de la presión arterial registrada automáticamente de manera periódica en un grupo de pacientes hipertensos que ingerían cada día una cantidad de pescado que aportaba 3,65 gramos de ácidos grasos del tipo omega-3. La reducción en los valores de la presión sistólica fue de 6,8 mmHg y en los de la presión diastólica de 5,1 mmHg.
Posted in: Prevención
Acciones: E-mail | Link Directo |

Últimos Artículos

Acidos grasos omega-3, enfermedades psiquiátricas y neurodegenerativas: un nuevo enfoque preventivo y terapéutico

Acidos grasos omega-3, enfermedades psiquiátricas y neurodegenerativas: un nuevo enfoque preventivo y terapéutico

En las últimas tres décadas las enfermedades psiquiátricas y neurodegenerativas han experimentado un importante crecimiento, particularmente en los países de occidente.

Los beneficios del omega-3 en la enfermedad de Alzheimer.

Los beneficios del omega-3 en la enfermedad de Alzheimer.

El alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa que causa perdida de memoria, demencia, cambios de personalidad y finalmente la muerte.

OMEGA-3 y depresión

OMEGA-3 y depresión

Un posible rol etiológico puede ser adjudicado al estrés oxidativo, ya que la evidencia actual demuestra que pacientes con dicho diagnostico tienen elevados niveles de de lipoperoxidacion y disminuidas las defensas antioxidantes, es decir presentan estrés oxidativo; este ultimo se asocia a una disminución de los ácidos grasos omega-3, hecho que ha demostrado estar significativamente asociado con las depresiones mayor, menor y post parto.

Guía nacional para el seguimiento del recién nacido de muy bajo peso al nacer

Guía nacional para el seguimiento del recién nacido de muy bajo peso al nacer

A pesar de estos logros,  la mortalidad neonatal supera a la postneonatal y muestra un ligero estancamiento. Las afecciones del periodo perinatal, principalmente las vinculadas con prematurez y bajo peso al nacer y los defectos congénitos continúan siendo las principales causas de mortalidad neonatal. 

Porque los acidos grasos polinsaturados omega-3 y omega-6 son esenciales

Los ácidos grasos poliinsaturados omega-6 y omega-3 son esenciales en todos los mamíferos, es decir que no pueden ser sintetizados por el organismo, estos deben ser ingeridos con los alimentos en sus dos formas básicas.