VIPEZ OMEGA3 - Laboratorio LANDASUR

Artículos y Novedades


La historia sobre la importancia de los ácidos grasos poliinsaturados omega (w)-3, el ácido eicosapentanoico (EPA) y el ácido docosahexanoico (DHA) se reportó mucho tiempo atrás; de hecho, se conoce que los habitantes de la zona ártica presentan escasas enfermedades de las arterias coronarias, a pesar de su dieta rica en grasa. Posteriormente, se demostró que el efecto positivo se debía a su dieta rica en omega-3, y es así como su manejo se convierte en una alternativa coadyuvante para disminuir las enfermedades cardiovasculares  Los omega-3 son ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga que no pueden ser sintetizados por el organismo, por lo que se denominan esenciales. La característica bioquímica que distingue a los ácidos grasos esenciales, es que presentan un doble enlace dentro de los últimos siete carbonos de la cadena carbonada, a partir del grupo metilo terminal, ocupando para este caso la posición 3 (serie n-3 u omega 3, en cuya familia se destacan el ácido a linolénico (acido D9,12,15 octadecatrienoico).

Los ácidos grasos de la serie omega 3, son constituyentes de los aceites de pescado y se encuentran en mayor concentración en los ácidos eicosapentaenoico (EPA, C20:5, n-3), y en el docosahexaenoico (DHA, C22:6, n-3); ambos se pueden sintetizar a partir del ácido linolénico. Los ácidos grasos omega 3 cumplen una función vasodilatadora y reguladora de la pared de los vasos sanguíneos, lo cual los convierte en potenciadores de la función endotelial. Esto se explica por la producción de PGI3 y TXA3 que favorece la vasodilatación y la anti-agregación plaquetaria.

El EPA se acumula principalmente en el tejido adiposo, mientras que el 90% o más del DHA, constituye el tejido nervioso y el cerebro de los peces, en la forma de fosfatidil serina y fosfatidil etanolamina. De esta manera, ejemplares como el atún, la caballa, la sardina, el jurel, el salmón y la anchoa constituyen importantes fuentes de EPA y DHA, consumidos como tal o a través de los productos de su industrialización (harina y aceite principalmente).

Cabe resaltar que esta acción potenciadora de la función endotelial está apoyada por diversos estudios experimentales, clínicos, epidemiológicos y de cohorte, que han reportado los beneficios de una dieta rica en ácidos grasos poliinsaturados. La Asociación Americana del Corazón reporta como mecanismos de cardioprotección de los ácidos grasos omega-3, las siguientes funciones coadyuvantes:

- Disminución del riesgo de arritmias y por tanto de muerte súbita. 

- Disminución del riesgo de trombosis, lo que conduce a contrarrestar accidente cerebro-vascular. 
- Reducción de triglicéridos y lipoproteínas LDL circulantes. 
- Disminución del engrosamiento de la placa aterosclerótica. 
- Mejoría de la función endotelial. 
- Reducción de la presión sanguínea. 
- Aumento del tiempo de coagulación. 
- Disminución de la quimotaxis de leucocitos polimorfos nucleares. 
- Reducción de la respuesta inflamatoria.

Múltiples estudios clínicos en animales y experimentales, muestran que los ácidos grasos poliinsturados omega-3, disminuyen el riesgo de arritmias y por ende de muerte súbita, a través de la modificación de los canales iónicos de calcio y sodio, los cuales cambian el potencial de acción del corazón. Esto conlleva una disminución de la vulnerabilidad del miocardio y baja el riesgo de fibrilación ventricular. Los estudios realizados en animales experimentales, también reportan que las dietas enriquecidas con omega-3 durante tres meses versus dieta saturada, disminuyen la presencia de fibrilación ventricular. Sería preciso agregar, que la trombosis es una importante complicación de la aterosclerosis coronaria que conlleva al infarto del miocardio.

Los ácidos omega-3 de aceites de pescado, tienen alta acción antitrombótica ya que el EPA inhibe la síntesis de tromboxanos A2 a partir del ácido araquidónico en la placa; los tromboxanos A2 causan agregación plaquetaria y vasoconstricción, por tanto la ingestión de omega 3 mejora la anti-agregación plaquetaria y disminuye el riesgo de trombosis, además el TXA3, posee menor actividad biológica, formada desde EPA celular en plaquetas humanas.

Pero hay más; el EPA y DHA contenidos en el aceite de pescado, inhiben el desarrollo de aterosclerosis por acciones de disminución en la concentración de colesterol en plasma. Esta acción puede asociarse con la inhibición de la migración de monocitos dentro de la placa, con lo cual reduce las citoquinas y la producción de interleukinas a y además la estimulación en la producción de óxido nítrico.

No cabe duda de que los efectos del aceite de pescado en la hiperlipidemia, están bien documentados en estudios que han implicado dietas ricas en aceite de salmón en contraste con dietas ricas en aceite vegetal y dietas ricas en grasas saturadas. De esto se concluye que una dieta rica en aceite de pescado omega-3, disminuye los triglicéridos en plasma porque inhibe la síntesis de los mismos y el VLDL en el hígado.

Después del consumo de aceite de pescado, también disminuye la producción de apo B y aumenta la síntesis de fosfolípidos en la membrana celular.

Por lo anterior, en nuestra opinión, existe suficiente soporte científico que demuestra la importancia de la ingestión de ácidos grasos omega-3 para aumentar los fosfolípidos en plasma y por consiguiente, disminuir el riesgo de muerte súbita cardiaca.

Estudios epidemiológicos revelan que una ingestión de grasa de pescado a la semana, disminuye la muerte súbita en 40% a 50%. Las recomendaciones del consumo de pescados ricos en ácidos grasos omega-3 por la American Heart Association es de dos veces por semana y anotan que freír el pescado a altas temperaturas disminuye la acción omega-3 para lograr el efecto cardioprotector. Aunque existen estudios que muestran efectos positivos para el corazón con bajas dosis de omega-3, nuestra recomendación es consumirlo por lo menos una vez por semana que es mejor que nada, pero teniendo presente que sean pescados con buen contenido omega-3 y no relacionados con contaminantes ambientales como el mercurio.

La revisión de las Guías Alimentarias que en el año 2000 efectuó la Asociación del Corazón de los Estados Unidos (AHA), incluyó una recomendación para que se consumiera más pescado (como por ejemplo, atún enlatado), por los beneficios que aporta a la salud cardiaca. Esta guía también menciona los efectos benéficos que tienen los ácidos grasos omega-3 que contiene el atún fresco y enlatado, y el salmón, en aquellas personas que padecen enfermedades inflamatorias y autoinmunes.

Rev. Col. Cardiol. vol.13 no.3 Bogota Nov./Dec.2006

Posted in: Cardiología
Acciones: E-mail | Link Directo |

Últimos Artículos

Acidos grasos omega-3, enfermedades psiquiátricas y neurodegenerativas: un nuevo enfoque preventivo y terapéutico

Acidos grasos omega-3, enfermedades psiquiátricas y neurodegenerativas: un nuevo enfoque preventivo y terapéutico

En las últimas tres décadas las enfermedades psiquiátricas y neurodegenerativas han experimentado un importante crecimiento, particularmente en los países de occidente.

Los beneficios del omega-3 en la enfermedad de Alzheimer.

Los beneficios del omega-3 en la enfermedad de Alzheimer.

El alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa que causa perdida de memoria, demencia, cambios de personalidad y finalmente la muerte.

OMEGA-3 y depresión

OMEGA-3 y depresión

Un posible rol etiológico puede ser adjudicado al estrés oxidativo, ya que la evidencia actual demuestra que pacientes con dicho diagnostico tienen elevados niveles de de lipoperoxidacion y disminuidas las defensas antioxidantes, es decir presentan estrés oxidativo; este ultimo se asocia a una disminución de los ácidos grasos omega-3, hecho que ha demostrado estar significativamente asociado con las depresiones mayor, menor y post parto.

Guía nacional para el seguimiento del recién nacido de muy bajo peso al nacer

Guía nacional para el seguimiento del recién nacido de muy bajo peso al nacer

A pesar de estos logros,  la mortalidad neonatal supera a la postneonatal y muestra un ligero estancamiento. Las afecciones del periodo perinatal, principalmente las vinculadas con prematurez y bajo peso al nacer y los defectos congénitos continúan siendo las principales causas de mortalidad neonatal. 

Porque los acidos grasos polinsaturados omega-3 y omega-6 son esenciales

Los ácidos grasos poliinsaturados omega-6 y omega-3 son esenciales en todos los mamíferos, es decir que no pueden ser sintetizados por el organismo, estos deben ser ingeridos con los alimentos en sus dos formas básicas.