VIPEZ OMEGA3 - Laboratorio LANDASUR

Artículos y Novedades


Los ácidos grasos poliinsaturados omega-6 y omega-3 son esenciales en todos los mamíferos, es decir que no pueden ser sintetizados por el organismo, estos deben ser ingeridos con los alimentos en sus dos formas básicas: los precursores de cadena corta que se encuentran en los vegetales: ácido linoleico (omega-6) y ácido alfa linolénico (omega-3) o en sus formas finales, los de cadena larga que son: el ácido araquidónico (omega-6) y el ácido docosaexaenoico DHA (omega-3). 

Estos poliinsaturados ingresan a nuestro organismo con los alimentos, el linoleico omega-6 está presente en las semillas y aceites de semilla y el alfa linolénico (omega-3) en las hojas verdes (cloroplastos). Las formas finales del metabolismo de estos ácidos grasos son el ácido araquidónico y el DHA, ambos integran las membranas fosfolipídicas de todas las células corporales, siendo esta su ubicación definitiva, y desde donde ejercen la mayoría de las funciones metabólicas, y donde compiten entre sí. Por eso, si en los alimentos que más ingerimos predomina uno de ellos, es el que tendrá más posibilidades de incorporarse y almacenarse en la membrana; ocurriendo lo mismo a nivel metabólico, si el predominante es el ácido araquidónico a nivel tisular y sanguíneo predominarán las prostaglandinas y tromboxanos de la serie 2 y leucotrienos de la serie 4todos pro-inflamatorios, mientras que los provenientes de la serie 3 y 5 (omega-3) disminuyen en consecuencia.

Diversos estudios demuestran la importancia del consumo regular de pescado o de aceite de pescado rico en omega-3 para disminuir el riesgo de enfermedad coronaria y de muerte cardíaca súbita.

Entre los diferentes mecanismos que explican la protección cardiovascular con omega-3 están los efectos antiaterogénico, antitrombótico, antiarrítmico, disminución de la presión arterial, la frecuencia cardíaca, mejoran la dislipemia, la función plaquetaria y vascular y disminuyen la inflamación. Todos estos efectos eran atribuidos al EPA, pero investigaciones actuales han demostrado que el DHA, que existe en menor concentración en los aceites de pescado del norte, es el principal ácido graso omega-3 presente en las membranas de las células del corazón. Tanto el corazón, como el cerebro, tienen la capacidad de acumular y de conservar altos niveles de DHA, propiedad fundamental a considerar tanto en prevención como en tratamiento de patologías crónicas. Por esto a la hora de recomendar un omega-3, es primordial que se garantice la estabilidad del DHA para obtener resultados clínicos.

REFERENCIAS

  1. Johansen, O. et al. The effect of supplementation with omega-3 fatty acids on soluble markers of endothelial function in patients with coronary heart disease. Arterioscler Thromb Vas Biol. (1999) 19: 1681-1686
  2. Calder, P. n–3 Fatty acids and cardiovascular disease: evidence explained and mechanisms explored. Clinical Science (2004) 107, 1–11
  3. Harris, W. S. Why do omega-3 fatty acids lower serum triglycerides? Curr Opin Lipidol (2006) 17: 387-393
  4. Harris WS. n-3 fatty acids and serum lipoproteins: Human studies. Am. J. Clin. Nutr. (1997) 65(Suppl.): S1645–54
  5. Calder, P. n–3 Fatty acids and cardiovascular disease: evidence explained and mechanisms explored. Clinical Science (2004) 107, 1–11
  6. Harris, W. S. Why do omega-3 fatty acids lower serum triglycerides? Curr Opin Lipidol (2006) 17: 387-393
  7. Harris WS. n-3 fatty acids and serum lipoproteins: Human studies. Am. J. Clin. Nutr. (1997) 65(Suppl.): S1645–54
  8. Rodríguez, A. P. et al. Tratamiento de la dislipemia postrasplante renal: efecto comparativo de la lovastatina y ácidos grasos poliinsaturados omega-3. Nefrología. Vol. XVII. Núm. 1: (1997) 49-54
  9. Schmidt EB, Arnesen H, de Caterina R, Rasmussen LH, Kristensen SD. Marine n-3 polyunsaturated fatty acids and coronary heart disease. Part I. Background, epidemiology, animal data, effects on risk factors and safety. Thromb. Res. (2005) 115: 163–70
  10. Appel LJ, Miller III ER, Seidler AJ, Whelton PK. Does supplementation of diet with ‘fish oil’ reduce blood pressure? Arch. Intern. Med. (1993) 153: 1429–38
  11. Morris MC, Sacks F, Rosner B. Does fish oil lower blood pressure? A meta-analysis of controlled trials. Circulation (1993) 88: 523–33
  12. Geleijnse JM, Giltay EJ, Grobbee DE, Donders AR, Kok FJ. Blood pressure response to fish oil supplementation: Meta-regression analysis of randomized trials. J. Hypertens. (2002) 20: 1493–9
  13. Beilin LJ, Mori TA. Dietary w3 fatty acids. In: Whelton PK, He J, Louis GT (eds). Lifestyle Modification for the Prevention and Treatment of Hypertension. Marcel Dekker, New York. 2003; 275–300
  14. Leaf A, Kang JX, Xiao YF, Billman GE. Clinical prevention of sudden cardiac death by n-3 polyunsaturated fatty acids and mechanism of prevention of arrhythmias by n-3 fish oils. Circulation(2003) 107:2646–52
  15. McVeigh GE, Brennan GM, Cohn JN, Finkelstein SM, Hayes RJ, Johnston GD. Fish oil improves arterial compliance in non-insulindependent diabetes mellitus. Arterioscler. Thromb. (1994) 14: 1425–9
  16. Nestel P, Shige H, Pomeroy S, Cehun M, Abbey M, Raederstorff D.The n-3 fatty acids eicosapentaenoic acid and docosahexaenoic acid increase systemic arterial compliance in humans. Am. J. Clin. Nutr.(2002) 76: 326–30
  17. Mori TA, Watts GF, Burke V et al. Differential effects of eicosapentaenoic acid and docosahexaenoic acid on forearm vascular reactivity of the microcirculation in hyperlipidaemic, overweight men. Circulation (2000) 102: 1264–9
  18. Chin JP. Marine oils and cardiovascular reactivity. Prostagalndins Leukot. Essent. Fatty Acids (1994) 50: 211–22
  19. Mori, Trevor A et al. Docosahexaenoic acid but not eicosapentaenoic acid lowers ambulatory blood pressure and heart rate in humans. Hipertensión (1999) 34: 253-260
  20. Mori, Trevor A. Omega-3 fatty acids and hypertension in humans. Clinical and Experimental Pharmacology and Physiology (2006) 33, 842–846
  21. Forsyth and Carlson: Long-chain polyunsaturated fatty acids in infant nutrition: effects on infant development. Curr Opin Clin Nutr Metab Care (2001) 2(marzo): 123-6.
  22. Singer, P. Fish oil amplifies the effect of propanolol in mild essential hipertensión. Hipertensión. (1990) 16: 682-691
  23. Blaschke, F. et al. Obesity, Peroxisome Proliferator-Activated Receptor, and Atherosclerosis in Type 2 Diabetes. Arterioscler. Thromb. Vasc. Biol. (2006) 26:28-40
  24. G. Barish. V. A. Narkar, R. Evans. PPARδ: a dagger in the heart of the metabolic syndrome. J. Clin. Invest. (2006) 116:590–597. http://www.jci.org
  25. Diep, Q.N., Amiri, F., Touyz, R. M., Cohn, J. S., Endemann, D., Neves, M.F., and Schiffrin, E.L. PPARalpha activator effects on angiotensin II-induced vascular oxidative stress and inflammation. Hypertension (2002) 40: 866-871
  26. Zhao, G., Etherton, T.D., Martin, K.R., Vanden-Heuvelm J.P., Gillies, P J., West, S.G., Kris-Etherton, P.M. Anti-inflammatory effects of polyunsaturated fatty acid in THP-1 cells. Biochem. Biophys. Res. Commun. (2005) 336: 909-917
  27. Li, H., Ruan, X.Z., Powis, S.H., Fernando, R., Mon, W.Y., Wheeler, D.C., Moorhead, J.F., and Varghese, Z. EPA and DHA reduce LPS-.induced inflammation responses in HK-2 cells: evidence for a PPAR-gamma-dependent mechanism. Kidney Int. (2005) 67: 867-874.
Posted in: Nutrición
Acciones: E-mail | Link Directo |

Últimos Artículos

Acidos grasos omega-3, enfermedades psiquiátricas y neurodegenerativas: un nuevo enfoque preventivo y terapéutico

Acidos grasos omega-3, enfermedades psiquiátricas y neurodegenerativas: un nuevo enfoque preventivo y terapéutico

En las últimas tres décadas las enfermedades psiquiátricas y neurodegenerativas han experimentado un importante crecimiento, particularmente en los países de occidente.

Los beneficios del omega-3 en la enfermedad de Alzheimer.

Los beneficios del omega-3 en la enfermedad de Alzheimer.

El alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa que causa perdida de memoria, demencia, cambios de personalidad y finalmente la muerte.

OMEGA-3 y depresión

OMEGA-3 y depresión

Un posible rol etiológico puede ser adjudicado al estrés oxidativo, ya que la evidencia actual demuestra que pacientes con dicho diagnostico tienen elevados niveles de de lipoperoxidacion y disminuidas las defensas antioxidantes, es decir presentan estrés oxidativo; este ultimo se asocia a una disminución de los ácidos grasos omega-3, hecho que ha demostrado estar significativamente asociado con las depresiones mayor, menor y post parto.

Guía nacional para el seguimiento del recién nacido de muy bajo peso al nacer

Guía nacional para el seguimiento del recién nacido de muy bajo peso al nacer

A pesar de estos logros,  la mortalidad neonatal supera a la postneonatal y muestra un ligero estancamiento. Las afecciones del periodo perinatal, principalmente las vinculadas con prematurez y bajo peso al nacer y los defectos congénitos continúan siendo las principales causas de mortalidad neonatal. 

Porque los acidos grasos polinsaturados omega-3 y omega-6 son esenciales

Los ácidos grasos poliinsaturados omega-6 y omega-3 son esenciales en todos los mamíferos, es decir que no pueden ser sintetizados por el organismo, estos deben ser ingeridos con los alimentos en sus dos formas básicas.