VIPEZ OMEGA3 - Laboratorio LANDASUR

Descubra el Omega 3

Añadir contenido
Los omega-3 se conocían de mucho tiempo atrás en los aceites de pescado cuando se realizaron las primeras cromatografías.
La ruptura de las membranas de las células permite la liberación y transformación de estos ácidos grasos omega-6 – omega-3 en sustancias que desencadenan una serie de eventos inflamatorios y de defensa celular que protege al organismo de las infecciones bacterianas y permite la reparación de los tejidos lesionados.

Los omega-6 son los responsables por la inflamación.

El araquidónico (omega 6 final) cada vez que se produce una lesión en los tejidos genera productos que producen aumento en la vascularización, flujo de sangre, dolor y edema (prostaglandina E2). Aumento en la formación de trombos (tromboxano A2) y aumento en la captación de células de defensa que producen citocinas inflamatorias; y estas producen cambios metabólicos importantes tendientes a organizar a los tejidos en un sistema coherente para organizar la defensa y el ataque.
Lo que ha ocurrido en estos últimos años ha provocado un notorio incremento de enfermedades que antes eran poco frecuentes. El cambio tuvo que ver con la industrialización. Nuestros animales de consumo como las aves dejaron de ser silvestres o libres en torno a las granjas, fueron confinadas y alimentados por el hombre con alimentos diferentes. No tuvieron posibilidad de comer mas hojas verdes ni insectos, en su lugar ingieren semillas y aceite vegetal. Esto provocó la desaparición de los omega-3 de la grasa y carne de estos animales y eso es transmitido al hombre cuando los consume. Resumiendo los omega-3 se perdieron de nuestros alimentos y en su lugar fueron incorporados los omega-6.

Como consecuencia de este cambio se incrementó la respuesta inflamatoria y los productos de la inflamación. Hoy las enfermedades crónicas no transmisibles tienen su origen en un estado inflamatorio sistémico que ha determinado un enorme consumo de medicamentos anti-inflamatorios con sus consecutivos efectos adversos. La respuesta celular afectada de las células de defensa ha generado trastornos metabólicos como la diabetes, las dislipidemias, la osteoporosis, la hipertensión y los productos inflamatorios del ácido araquidónico en exceso un incremento en la patología cardiovascular, asma, artritis-artrosis, enfermedades autoinmunes como artritis reumatoidea, lupus, psoriasis.

La prevención de estas patologías debe considerar el restablecimiento del equilibrio de estos ácidos grasos que consiste en disminuir la ingesta de ácidos grasos omega-6 o los alimentos que lo contienen en abundancia, como los aceites vegetales de semillas o los productos industriales elaborados con los mismos. Por otro lado incorporar alimentos con ácidos grasos omega-3 y el único recurso son los productos marinos que posean buen contenido de grasas como el atún fresco. La solución al alcance de la gente es a través de la suplementación con productos que posean ácidos grasos omega-3 con actividad biológica comprobada.
La obtención de suplementos de omega-3 a partir del aceite de pescado presenta dificultades, puesto que las moléculas que componen sus ácidos grasos son muy lábiles y fácilmente se destruye su actividad biológica con los métodos tradicionales de obtención. Es por esto que los aceites de pescado industriales y refinados tienen menos actividad biológica que los aceites presentes en el pescado en su forma natural.

El método de extracción consiste en la obtención de lípidos usando hígado de pescado; e intentando preservar la frágil estructura molecular de los poli-insaturados de cadena larga como el DHA. El resultado es un importante aporte de 20% de DHA que modifica el comportamiento de las membranas de las células provocando cambios fundamentales.

El producto fue registrado con el nombre de VIPEZ omega-3 en el Ministerio de Salud Pública en el año 2003
VÍPEZ actúa como nutriente esencial a nivel celular desplazando los omega-6 de las membranas celulares, logrando que los productos inflamatorios generados por el metabolismo de los omega-6 bajen su concentración en el organismo siendo sustituidos por productos no inflamatorios provenientes de los omega-3.

VÍPEZ actúa a nivel celular sobre la membrana fosfolipídica: 1. restableciendo la fluidez de la membrana mejorando la función de la célula. 2. produciendo eicosanoides de la serie 3 y 5. 3. como inhibidor competitivo del ácido araquidónico y sus productos. 4. como eficaz antitrombótico disminuyendo la producción plaquetaria de tromboxano A2. 5. como eficaz antinflamatorio e inmunomodulador.

Dado que VÍPEZ es un competidor de los omega 6, para acelerar los beneficios de su acción se recomienda disminuir o eliminar de la dieta el uso de aceites vegetales provenientes de semillas (aceite de girasol, maíz y soja)
• Extracción en frío.
• Procesado naturalmente sin pérdida de propiedades.
• Libre de metales pesados.
• Excelente concentración natural de DHA.
Mundo Apicola URUGUAY - Apicultura